Pasar al contenido principal

¿Cuándo se establece una comunicación inapropiada?

¿Cómo reconocerla?

Cuando…

  1. se quiere tener razón y se insiste en convencer en lugar de expresar una opinión más o informar.

  2. se pretende hacer un listado de reproches al otro en lugar de explicarle cómo se siente ante lo sucedido.

  3. uno va de inocente y al otro se le asigna el papel de culpable. No es bueno hacerse la víctima ante un desencuentro.

  4. se contrataca sin ningún tipo de empatía en ponerse en la piel del otro.

  5. la persona siempre está con el “siempre” y con el “nunca” en los labios.

  6. se toma una postura de exigencia y se evita toda actitud que pueda llevar a una respuesta o debate.

  7. se dice lo que no se piensa para hacer daño al otro ocultando los verdaderos sentimientos o la verdad.

  8. enseguida se ofrecen para ayudarte sin antes no haber escuchado y empatizado con el problema. A veces, no queremos consejo, sólo que ser escuchado. Un elevado porcentaje de la población española no sabe escuchar. De hecho, sólo quieren decir la suya y alimentar su ego.

  9. se percibe un sarcasmo en el tono de voz o en las palabras que muestran que esa persona no está receptiva a la escucha del otro.

  10. no se reconoce el error derivándolo a la otra persona. No asumir responsabilidades y esconderse poniendo cara y nombre a otros compañeros es una práctica muy común, sobre todo entre adolescentes.

  11. alguien se autoacusa tirándose piedras en su propio tejado y no razonando lo sucedido.

  12. no interesa lo que cuentan y se aprovecha para pensar en otras cosas o en cambiar de tema. Hay gente que por educación o porque tiene una autoestima baja callan y aceptan el cambio de tema, pero son conscientes de que a esa persona no le interesan en absoluto las cosas o problemas de los demás.

 

¿Cómo podemos mantener una buena y gratificante comunicación?

¿Cuándo se establece?

 

Cuando…

  1. se toma conciencia y se respetan las diferencias de cada uno.

  2. se confía en la otra persona y uno se siente relajado y no tenso.

  3. se acepta el perdón y se deja el rencor y el reproche a un lado.

  4. se evita acusar al otro y la conversación toma un matiz de solución y no la de un pez que se muerde la cola.

  5. la crítica es constructiva y no destructiva. Hay que saber hacer una buena crítica constructiva, ya que por mucho esmero que se ponga, es probable que te malinterpreten y la perciban como destructiva. Por ello, es importante una buena educación emocional para tener una buena salud afectivo-emocional.

  6. se sabe pedir perdón si es necesario y admitir la falta.

  7. no se tienen arrebatos agresivos o violentos, o bien mediante la gesticulación, o golpeando o lanzando algún objeto. Habitualmente, la traducción en palabras de cualquier arrebato agresivo es: ¡Cállate, porque tienes razón y no lo puedo permitir!

  8. se apoyan, se ensalzan y se refuerzan las virtudes de la otra persona.

  9. se toma una postura de humildad y sencillez expresando los sentimientos y sensaciones de uno mismo.

  10. te interesa el tema o pones tu empeño para que te interese porque la persona que tienes enfrente te importa.

  11. tienes una autoestima suficiente para confiar en ti mismo.