Pasar al contenido principal

Sobre mí

arce

Mi nombre es Merce Arce Lasso, soy profesora de secundaria de lengua y literatura castellana y llevo más de veinte años dedicándome a la docencia. Al terminar Filología Hispánica estudié por aquel entonces la diplomatura de Logopedia, y años más tarde, empecé la carrera de Teología que, aunque no la acabé, los tres primeros cursos, que por aquel entonces eran cinco, me sirvieron para construir mejor y asentar mi Inteligencia Emocional. Hace un par de años estudié un Máster en Dirección de Centros Educativos para mejorar mis habilidades comunicativas y entender mejor lo que supone hacerte cargo de un grupo de docentes mediante un liderazgo humano y emocional. Como dice el refranero popular: “El saber no ocupa lugar”.

A los veintitrés años ya daba clases a chicos que casi me alcanzaban en edad, puesto que todavía había Formación Profesional y la asignatura de castellano era obligatoria. Miles de alumnos han pasado por mí desde aquel entonces y aprendí a no etiquetar, a tratar la diversidad y a considerar al alumno como una individualidad en su entorno y contexto.

Siempre he sido una mujer muy creativa y vocacional enseñando a los alumnos distintas técnicas de aprendizaje y motivándolos mediante el juego y el trabajo. Llevo años elaborando juegos, practicándolos en las aulas y fuera de ellas, prestándolos a otros centros educativos y a familias como prueba, ensayo y error, mejorando y perfeccionándolos para llegar a una calidad óptima de los mismos. La respuesta de algunos centros y familias ha sido lo suficientemente positiva como para pedirme una copia.

Ahora, he querido crear una página web para difundir mis juegos, artículos, experiencias y materiales con el fin de aportar mi granito de arena en la mejora y calidad de la Enseñanza.

La mayoría de los juegos comparten los mismos rasgos: Aprendizaje, Diversión, Interés y Reto. Son juegos destinados a los alumnos de la ESO, aunque cuando juguéis, veréis que también pueden jugar grandes y pequeños, la familia y amigos. También decir que son juegos ampliables indefinidamente.

En el dos mil empecé a trabajar como autora de libros de texto para la editorial Teide. Mirando en Google podréis ver la seriedad y la calidad de una parte de mi trabajo.

Hace un par de años creé y patenté un nuevo método de aprendizaje para la adquisición, afianzamiento de la ortografía castellana y enriquecimiento del léxico en provecho del alumnado, “Batido ortográfico”., método que mostré al CRP (Centro de Recursos Pedagógicos) y les entusiasmó. No obstante, el método ofrecía también un concurso entre “centros” a final de curso. Este método experimentado en distintos centros ha demostrado unas evaluaciones de mejoría del 97% entre el alumnado. Alumnos de primero y segundo de la ESO escribían sin cometer faltas de ortografía, alguna que otra de forma esporádica y un reducto del 3% del alumnado continuaban con problemas de ortografía por motivos diferentes.

Me considero una persona entregada desde los primeros años como docente a entender y a empatizar con los alumnos mediante las correspondientes lindes de profesor -alumno. Pienso que el profesor debe de ser una persona siempre activa y dinámica al cambio, a tomarse su profesión como un continuo reto y a querer a los alumnos lo suficiente para no tirar la toalla ante la adversidad, ni a condecorarse ante los tiempos de bonanza.

Nací un 30 de diciembre de 1970 en Barcelona y a los dieciséis años ya tenía claro mi oficio, ser profesora. Nunca cambié de opinión y nunca me he arrepentido. Terminaré con unas palabras de José Antonio Marina que siempre he llevado conmigo y de Betty Teuful, maestra de lengua de primer curso de primaria que recibió el título de la Mejor Maestra:

“PARA EDUCAR A UN NIÑO, HACE FALTA LA TRIBU ENTERA”, es decir, una movilización de toda la comunidad educativa.

 “Lo peor que le puede pasar a un profesor es el anquilosamiento. Tienes que poner en práctica nuevas ideas y explorar nuevas formas de enseñar.” Betty Teuful.

En una de mis conferencias sobre la prueba piloto de “Batido ortográfico”.